Ramadán en el Islam

La mayoría de los que hemos estando luchando la batalla contra la gordura, hemos experimentado con alguna forma de ayuno, como un ayuno solo de fruta, un ayuno de agua, o un ayuno libre de azúcares, lo que sea. Pero lo que muchos pueden encontrar algo extraño e intrigante es una nación entera de personas; ya sea hombre o mujer, vieja o joven, rica o pobre; yendo totalmente sin comida y bebida desde el amanecer al anochecer durante un mes entero – Ramadán. ¿Cuál es el significado de Ramadán más allá de las horas de trabajo acortadas? ¿No es una práctica muy dura? Es simplemente un tiempo en el que los musulmanes duermen, ayunan y casi no trabajan en todo el día; y comen, beben y disfrutan de permanecer despiertos toda la noche? ¿Cuál es realmente el espíritu del Ramadán?

 

El Ayuno Prescrito en Todas las Religiones

 

En español “ayunar” significa abstenerse de comida o de ciertas clases de comida voluntariamente, como una observancia de un día sagrado o como un símbolo de dolor, pena o arrepentimiento. Esta práctica puede encontrarse en la mayoría de las grandes religiones del mundo. Por ejemplo, en el hinduismo, ayunar en sánscrito es llamado upavaasa. Los hindúes devotos observan el ayuno en ocasiones especiales como una señal de respeto a sus semidioses personales o como parte de su penitencia. La mayoría de los indios devotos ayunan regularmente o en ocasiones especiales, como festivales. En esos días no comen en absoluto, comen una vez o hacen ayuno con frutas o una dieta especial de alimentos simples. Para los judíos, el día de Yom Kippur (día de la expiación) es el último de los diez días de arrepentimiento que se observa en el 10 de Tishri. Está prohibido en ese día: comer, beber, lavar, usar cuero o tener relaciones sexuales. Además, las prohibiciones sobre el trabajo similares a las del sábado están en vigor. También cabe señalar que esta registrado en La Torá que Moisés (la paz sea con él) habría ayunado.

 

“Y estuvo allí con Jehová 40 días y 40 noches, no comió pan ni bebió agua.” Éxodo 34:28

 

Los Niveles del Ayuno

 

El Nivel Ritual

 

Este nivel de ayuno requiere que se cumplan las reglas básicas para el ayuno, que están evitando comida, bebida y relaciones sexuales entre el amanecer y el atardecer por 29 o 30 días cada año. En este primer nivel, se sigue básicamente al pie de la letra las leyes en relación con el ayuno sin consideración particular por el espíritu del ayuno. Es el nivel de entrada que debe cumplirse para que el ayuno sea islamicamente correcto, pero los otros niveles deben agregarse para que el ayuno tenga cualquier impacto real sobre el ayunante. Ayunar en este nivel por sí solo no beneficiará a alguien espiritualmente, excepto desde la perspectiva de la sumisión a las instrucciones divinas, si uno decide seguir el ritual conscientemente y no sólo según la tradición. Así, por sí mismo, el nivel ritual ni purifica el pecado ni sirve para expiación del pecado.

 

El nivel físico

 

El ayuno a nivel “físico” hace que la persona que ayuna experimente el rigor del hambre y de la sed, cuando se observa la tradición profética (sunnah) del ayuno. El Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) solo consumía una comida muy ligera antes del amanecer (suhur) y comida moderada (iftar) para romper el ayuno en el ocaso, evitando escrupulosamente llenar su estómago. Se informa que Él dijo:

 

“El peor contenedor que un ser humano puede llenar es su estómago. Bastan unos pocos bocados de comida para mantener su espalda erguida. Sin embargo, si su deseo le supera, que llene un tercio con comida, un tercio con bebida y que deje un tercio para la respiración.” (Ibn Mayah).

El Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) solía romper su ayuno con unos dátiles frescos o secos y un vaso de agua justo antes de comenzar la oración del atardecer. Este nivel permite que la persona que ayuna experimente los dolores del hambre y la sed y desarrolla simpatía en él o ella para aquellos que están pasando hambre y muriendo de sed en otras partes del mundo.

 

Beneficios Médicos

 

A nivel físico, algunos químicos en el cerebro llamados neurotransmisores encargados de transmitir mensajes y crear sentimientos, son afectados por el ayuno. El ayuno estimula el sistema neurotransmisor de endorfina, relacionado con la sensación de bienestar y euforia, para producir más endorfinas y, de hecho, nos hace “sentir” mejor. Esto es similar al efecto del ejercicio (pero sin el trabajo físico). También los médicos expertos han observado que el ayuno mejora la salud física en numerosas maneras. Por ejemplo, durante el ayuno el cuerpo consume colesterol almacenado (grasa) que a menudo se deposita en el sistema sanguíneo, así como en otras áreas grasas del cuerpo. Por lo tanto, ayuda a mantener el cuerpo firme y minimiza el riesgo de ataques al corazón. La diferencia entre el primer nivel “ritual” y el segundo nivel “físico” es que una persona durante su ayuno ritual se dedique a comer grandes cantidades de alimento antes de comenzar el ayuno e inmediatamente después de terminar el ayuno para no sentir hambre o sed a lo largo de todo el mes. Sin embargo, en el nivel uno, si la persona que ayuna no incorpora los otros niveles de ayuno, le resultará simplemente en agotamiento físico. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo:

“Quizá una persona que ayuna no obtenga nada más que el hambre y la sed del ayuno.” (Ibn Mayah)

 

El Nivel Libidinoso

 

Los impulsos y el instinto sexual (libido) quedan restringidos en este nivel de ayuno. En estos tiempos, cuando los medios de comunicación continuamente apelan a los deseos sexuales para promover y vender productos, la capacidad para controlar estos poderosos deseos es una ventaja. Físicamente el ayuno reduce el deseo sexual y el hecho de que la persona que ayuna debe evitar cualquier cosa que le pueda estimular psicológicamente ayuda a reducir aún más la libido. El Profeta Muhammad que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, dijo:

 

“Oh Jóvenes quien de vosotros es capaz de casarse que lo haga, ya que contiene los ojos y protege las partes privadas. Quien es incapaz de casarse que ayune, ya que es un escudo.” (Sahih Al-Bukhari).

Mediante la restricción a sí mismo de actos sexuales que son permisibles, la persona que ayuna hace más fácil para él mismo abstenerse de actos sexuales prohibidos cuando no está ayunando.

 

El Nivel Emocional

 

Ayunar en este nivel implica controlar las muchas emociones negativas que hierven a fuego lento en el alma y la mente humana. Por ejemplo, entre las emociones más destructivas encontramos la ira. Ayunar ayuda a traer esta emoción bajo control. El Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo:

 

“Cuando uno de vosotros está ayunando, él debe abstenerse de actos indecentes y hablar innecesariamente, y si alguien inicia una conversación obscena o intenta causar una discusión, él debe simplemente decir: «Estoy ayunando».” (Sahih Al-Bukhari).

 

Así, en este nivel, cualquiera de las emociones negativas que desafían a la persona que ayuna ha de evitarse. Uno debe abstenerse de la conversación lasciva y discusiones acaloradas. Incluso cuando uno está en su derecho, es mejor dejar pasar ese derecho y guardar el ayuno emocionalmente intacto. Asimismo, se reduce la emoción negativa de los celos, ya que cada persona se rige por el mismo común denominador de la abstinencia; nadie es superior externamente a otro en este sentido.

 

El Nivel Psicológico

 

Este nivel ayuda a la persona que ayuna psicológicamente para el control de los malos pensamientos y le entrena, hasta cierto punto, para superar la avaricia y la codicia.

Se reportó que Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo:

 

“Dios no tiene necesidad del hambre y la sed de la persona que no puede contenerse de decir mentiras y actuar sobre ellas incluso mientras observa el ayuno.” (Sahih Al-Bukhari).

En esta época de gratificación inmediata, cuando las cosas del mundo se utilizan para satisfacer deseos y necesidades humanas casi tan pronto como ellos tienen la capacidad de retrasar la gratificación es una habilidad importante. Aquello que está entre la gratificación inmediata y la gratificación retrasada es la paciencia. Durante el ayuno, los creyentes aprenden la paciencia y los beneficios de la misma.

 

Desde una perspectiva psicológica, es bueno estar lo suficientemente desapegado de las cosas del mundo. No hay nada malo con disfrutar de una vida buena y completa – de hecho, uno puede y debe esperar eso. Sin embargo, es importante que las personas sean capaces de desprenderse de cosas materiales para que éstas no sean la parte más importante de sus vidas. El ayuno da la oportunidad de superar las muchas adicciones que se han convertido en parte crucial de la vida moderna. La comida, para muchas personas, proporciona comodidad y alegría, y la habilidad de separarse de ella, le da a la gente que ayuna el beneficio psicológico de saber que tienen algún grado de control sobre lo que hacen o dejan de hacer.

 

El Nivel Espiritual

 

Para establecer el nivel espiritual, el nivel más alto y el más importante del ayuno, el nivel de conciencia de Dios, el Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) hizo de la intención de ayunar un requerimiento antes de iniciar el ayuno. Se ha reportado que  el Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo:

 

“Quien no tenga la intención de ayunar antes del fajr (amanecer) no habrá ayunado.” (Abu Dawud)

 

La debida renovación de la intención ayuda a establecer un fundamento espiritual de sinceridad esencial para los efectos de purificación espiritual del ayuno. El ayuno sincero purifica y expía el pecado, como dijo el Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él):

 

“A quien ayune durante Ramadán con fe sincera y buscando su recompensa en Dios, sus pecados previos le serán perdonados.”

 

También se informó de que dijo: “Entre un Ramadán y el siguiente hay expiación por los pecados entre ellos”. Un ayuno sincero nos acerca a Dios y concede una recompensa especial. El Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) informó que hay una puerta en el paraíso llamado Raián reservada para aquellos que ayunan y también dijo:

 

“Cuando viene Ramadán, las puertas del Paraíso están abiertas.” (Sahih Al-Bukhari)

 

El ayuno es sobre todo un asunto entre la persona y Dios debido a que nadie puede estar seguro de que alguien está realmente en ayuno. Es por este aspecto íntimo del ayuno que Dios fue citado por el Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) diciendo:

 

“Cada acto de los descendientes de Adán es para ellos mismos, excepto el ayuno. Este está dirigido solo a Mí, y solo Yo le daré la recompensa por esto.” (Sahih Muslim).

Cuando se combina con los niveles anteriores de ayuno, este nivel transforma el interior de la persona. Devuelve, restablece y regenera la espiritualidad de la persona que ayuna y modifica radicalmente su personalidad y carácter. Estos son los preciosos productos de un estado elevado de conciencia de Dios