fbpx

La sabiduría de establecer oraciones voluntarias

Aláh en Su misericordia divina prescribió junto con cada oración obligatoria una oración voluntaria para aumentar nuestra fe y complementar nuestras recompensas para el Día de la Resurrección, ya que a nuestras oraciones siempre les afectan algunas omisiones o errores.

La oración se divide en obligatoria (Fard o Wayib) y voluntaria (Tatawu o Sunnah) que nace de la iniciativa personal del musulmán. El ayuno también se divide en obligatorio y voluntario, al igual que la Peregrinación y las caridades. El musulmán se puede acercar a Aláh con las obras voluntarias hasta alcanzar Su complacencia.

Las oraciones voluntarias son de varios tipos
1. Oraciones prescritas en grupo, como el Tarawih, el Istisqa’, el eclipse y ambos Eid.
2. Oraciones que no se hacen en grupo, como la oración Al-Istijarah.
3. Oraciones que acompañan a las oraciones obligatorias, como las voluntarias (Sunan Rawatib).
4. Oraciones que no acompañan a ninguna otra oración, como oración Ad-Duha.
5. Oraciones relacionadas con un momento específico, como el Tahayyud de la noche.
6. Oraciones que no guardan relación con un tiempo específico, como son las voluntarias en general.
7. Oraciones que acompañan alguna acción específica, como la salutación a la mezquita (Tahiiah Al Masyid) o las dos Raka‘at después del Udu’.
8. Oraciones que no guardan relación con una acción específica, como las voluntarias en general.
9. Oraciones de práctica constante por parte del Profeta r, llegando casi a la obligatoriedad (Sunnah Mu’akkadah), como la oración de ambos Eid, el Istisqa’, el eclipse y el Witr.
10. Oraciones que no fueron de práctica constante por parte del Profeta r, como las dos Raka‘at antes del Magrib.

Ésta es una gran bendición que Aláh concedió a Sus siervos, pues les prescribió distintas maneras de aproximarse a Él con buenas obras y ritos de adoración, para así elevar sus grados en el Paraíso, borrar sus faltas y multiplicar sus bendiciones. Alabado sea Aláh y Él es el merecedor de todo agradecimiento.

1. As-Sunah Ar-Ratibah
As-Sunnah Ar-Ratibah: Son las oraciones recomendadas y practicadas asiduamente por el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) para acompañar a las cinco oraciones obligatorias antes y después de las mismas.

Son de dos clases:
1.- Oraciones de realización confirmada y frecuente por parte del Profeta r. Éstas son doce Raka‘at diarias:
a) Cuatro Raka‘at antes del Dhuhr.
b) Dos Raka‘at después del Dhuhr.
c) Dos Raka‘at después del Magrib.
d) Dos Raka‘at después del ‘Isha’.
e) Dos Raka‘at antes del Fayr.

Umm Habibah, esposa del Profeta, (Aláh se complazca con ella) dijo: Oí al Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) decir: “A todo musulmán que rece diariamente doce Raka‘at voluntarias aparte de las obligatorias Aláh le construirá un hogar en el Paraíso”.

Algunas veces el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) solía rezar sólo diez Raka‘at, las mismas mencionadas anteriormente, excepto que antes del Dhuhr rezaba sólo dos Raka‘at.

Ibn ‘Umar (Aláh se complazca con él) dijo: Recé con el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dos Raka‘at antes del Dhuhr y dos después, dos Raka‘at después del Magrib, dos después del ‘Isha’ y dos después del Yumu‘ah. Las Raka‘at del Magrib, el ‘Isha’ y el Yumu‘ah las recé con el Profeta en su hogar”.

2.- Oraciones de realización ocasional y discontinua: Éstas son: Dos Raka‘at antes del ‘Asr, el Magrib y el ‘Isha’. Es Sunnah hacer cuatro Raka‘at antes del ‘Asr, pues éstas son un motivo para obtener la misericordia de Aláh.

 

El veredicto legal de las oraciones voluntarias en general

Las oraciones voluntarias durante el día o la noche son, en general, permitidas. Éstas se deben rezar de a dos Raka‘at. Las mejores oraciones voluntarias son los que se realizan por la noche.

 

La oración Sunnah más recomendada

La oración Sunnah mas recomendada son las dos Raka‘at antes del Fayr. Es recomendable hacerlas leves y recitar en la primera Rak‘ah, después de Al-Fátihah, Sura “Los incrédulos” y en la segunda Sura “El monoteísmo”. También se puede recitar en la primera Rak‘ah la aleya 136 de Sura “La vaca” y en la segunda la aleya 64 de Sura “La familia de ‘Imran” o la aleya 52 de la misma Sura.

Es Sunnah realizar estas oraciones aún cuando se haya pasado el tiempo prescrito para los mismos, a modo de compensación, si las perdió con una excusa válida.

Quien hace el Udu’ y entra a la mezquita después del Adhán del Dhuhr, por ejemplo, puede rezar dos Raka‘at con la intención de cumplir con la salutación a la mezquita, la oración Sunnah del Udu’ y la oración Sunnah previo al Dhuhr, estas dos Raka‘at pueden valer para todo ello.

Es recomendable separar entre las oraciones obligatorias y las oraciones voluntarias que se realicen antes o después con algún movimiento o diálogo.

Las oraciones voluntarias se pueden rezar en la mezquita o en el hogar, pero lo mejor es hacerlas en el hogar, pues el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “¡Gente! recen en sus casas, porque la mejor oración es la que realiza el musulmán en su casa, excepto la obli-gatoria”.

 

Descripción de la oración voluntaria
1. En las oraciones voluntarias es válido rezar sentado aún pudiendo hacerlo de pie, aunque rezar de pie es mejor. La oración obligatoria, en cambio, debe ser realizada de pie, pues la posición de pie es un pilar de la oración, excepto para quienes no puedan, que deben rezar según sus posibilidades.

2. Quien reza las oraciones voluntarias sentado sin tener una excusa válida para ello obtendrá sólo la mitad de la recompensa que recibirán aquellos que las hacen de pie. En cambio, si reza sentado con una excusa válida recibirá la misma recompensa. Quien reza una oración voluntaria recostado con un motivo válido obtiene la misma recompensa que los que rezan de pie. En cambio, quien lo hace sin un motivo válido tendrá la mitad de la recompensa de los que rezan sentados.

2.- La oración nocturna (Salat At-Tahayyud)
El veredicto legal de rezar Qiam Al-Lail (rezar por la noche)
La práctica de esta oración por el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) está confirmada (Sunnah Mu’akkadah). Esta Sunnah se destaca porque Aláh en el Corán ordenó a Su Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) realizarla:
1. Aláh dice: “¡Oh, tú que te cobijas! Levántate en la noche y ora gran parte de ella; la mitad, o un poco menos. O un poco más, y recita el Corán lenta y claramente [reflexionando en su significado]”. (73:1-4)

2. Aláh dice: “Y también en parte de la noche levántate a realizar oraciones voluntarias, para que tu Señor te conceda un rango privilegiado”. (17:79)

3. Aláh menciona en el Corán las características de los piadosos (Muttaqún) cuando dice: “Dormían poco en las noches [y se dedicaban a adorar a Aláh en ellas], pedían perdón a Aláh antes del alba…”. (51:17-18)

 

Las virtudes de Qiam Al-Lail

Esta oración es una de las más sublimes obras, y es superior a las oraciones voluntarias del día, pues en la intimidad de la noche se encuentra la sinceridad en la adoración a Aláh y el placer de invocarle. Además, está la dificultad que conlleva dejar el sueño. La mejor hora para realizarla es en lo profundo de la noche.

1. Aláh dice en el Corán: “Por cierto que si te levantas a orar avanzada la noche encontrarás mayor quietud y podrás concentrarte mejor”. (73:6)

2. ‘Amru Ibn ‘Abasa narró que el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “El momento en que más cerca se encuentra el hombre de su Señor es en la última parte de la noche. Si puedes ser de los que invocan a Aláh ¡glorificado y exaltado sea! en ese momento, hazlo. Por cierto que esa oración es testimoniada y presenciada (por los ángeles) hasta la salida del sol…”.

3. El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) fue preguntado: ¿Cuál es la mejor oración, después de las obligatorias?

Él respondió: “La mejor oración después de las oraciones obligatorias es la que se realiza en lo profundo de la noche”.

El momento durante la noche en que las súplicas son respondidas
1. Yabir (Aláh se complazca con él) dijo: Oí al Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) decir: “Durante la noche existe un momento donde todo musulmán que ruegue a Aláh un bien en esta vida y en la otra le será concedido. Esto sucede cada noche”.

2. Abu Hurairah (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Aláh ¡bendito y exaltado sea! desciende al cielo de este mundo cada noche, durante el último tercio, y dice: ¿Quién me ruega? Par que le responda. ¿Quién me pide? Para que le conceda. ¿Quién me pide perdón? Para que lo perdone”.

Es Sunnah dormir temprano, después del ‘Isha’, para poder despertarse para oración nocturna. También es Sunnah levantarse al canto del gallo. El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Satanás hace tres nudos en la parte trasera de la cabeza de quien duerme; en cada nudo sella las palabras: “¡Duerme! Que tienes una larga noche por delante”. Si la persona despierta y menciona a Aláh se desata un nudo, si realiza la ablución desata el segundo nudo y si reza se desata el tercer nudo, entonces amanece enérgico y de buen ánimo. De lo contrario, amanece con mal carácter y desganado”.

 

Legislación sobre la oración nocturna

Es conveniente que el musulmán tenga la costumbre de rezar por las noches y no la abandone. El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) solía rezar por las noches hasta que se le hinchaban los pies. ‘A’ishah (Aláh se complazca con ella) le preguntó: ¡Oh, Mensajero de Aláh! ¿Por qué haces esto si Aláh te ha perdonado todos tus pecados pasados? Él le respondió: “¿Y cómo, entonces, no iba a ser un siervo agradecido?”.

 

La extensión de la oración nocturna

La oración del Tahayyud consta de once Raka‘at junto con el Witr, o trece Raka‘at junto con el Witr.

 

El momento de rezar el Tahayyud:

El momento más apropiado es rezarlo en el primer tercio después de la mitad de la noche. Es decir, se divide la noche en dos partes iguales y se reza durante el primer tercio de la segunda mitad. Luego se duerme el resto de la noche.

El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “La oración más amada para Aláh es la que hacía el Profeta de Dawud y el ayuno más amado para Aláh es también el que hacía el Profeta Dawud. Él dormía la mitad de la noche, luego rezaba un tercio y finalmente dormía una sexta parte más. Y ayunaba un día y otro no”.

 

Características del Tahayyud:
1. Es Sunnah que la persona vaya a dormir con la intención de rezar el Tahayyud. Si el sueño le vence y no se levanta, se le registrará según su intención y ese sueño será, entonces, una gracia que su Señor le concede. Si se despierta para el Tahayyud, primero debe borrar el rastro del sueño de su rostro y recitar las últimas diez aleyas de Sura “La familia de ‘Imran”. Luego cepilla sus dientes con el Miswak y realiza la ablución. Luego comienza el Tahayyud con dos Raka‘at ligeras, pues el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Quien de ustedes se levante por la noche a rezar, que comience su oración con dos Raka‘at ligeras”.

2. Luego continúa rezando las Raka‘at de dos en dos. ‘Abdullah Ibn ‘Umar (Aláh se complazca con él) relató que un hombre preguntó: ¡Mensajero de Aláh! ¿Cómo es la oración de la noche? Y el Profeta respondió: “De dos en dos, y si temes que amanezca reza una sola Rak‘ah como Witr”.

3. Puede, también, rezar cuatro Raka‘at con una sola salutación (Taslim).

4. Es recomendado acostumbrarse a rezar una cantidad definida de Raka‘at cada noche, de manera que, si una noche se duerme y no las reza, las pueda compensar. ‘A’ishah (Aláh se complazca con ella) fue preguntada acerca de cómo rezaba el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) por las noches, y dijo: “Algunas veces solía rezar siete Raka‘at, otras nueve y otras once. Esto sin incluir las dos Raka‘at del Fayr”.

5. Es Sunnah rezar el Tahayyud en el hogar, despertar a su familia para que recen y extender el Suyud el tiempo que lleva recitar cincuenta aleyas. Si le vence el sueño debe dormir. También es recomendable que recite un Yuz’ del Corán completo o más, extendiendo la posición de pie. La recitación puede ser a veces en voz alta y otras en voz baja. Si recita una aleya que habla de la misericordia divina, suplique a Aláh, y si recita una aleya que habla del castigo, refúgiese en Aláh de él. Si recita alguna aleya que declara que Aláh es inocente de cuanto ídolo Le atribuyen Sus criaturas, glorifíquelo.

6. Concluya su oración nocturna con el Witr. El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Que su última oración durante la noche sea impar (Witr)”.

3.- La oración impar (Salat Al-Witr)

Veredicto legal de la oración del Witr

La oración del Witr es una Sunnah confirmada. El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “El Witr es un deber para todo musulmán”.

El horario del Witr:
El tiempo de esta oración comienza inmediatamente después del ‘Isha’ y dura hasta el comienzo del Fayr. El final de la noche es mejor para quien confía en despertarse. ‘A’ishah (Aláh se complazca con ella) narró: “El Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) solía rezar el Witr en distintas horas de la noche, al comienzo, en el medio y al final de la noche…”.

Características del Witr:
El Witr consiste en una, tres, cinco, siete o nueve Raka‘at que pueden ser rezadas todas juntas con un sola salutación (Taslim), tal como se encuentra registrado en la Sunnah.

Mínimo y máximo del Witr:
1. La cantidad mínima de Raka‘at para el Witr es una sola Rak‘ah y la máxima que se ha registrado en la Sunnah es once o trece Raka‘at, rezadas de dos en dos y finalizadas con una sola Rak‘ah suelta. El mínimo recomendable es de tres Raka‘at con dos Taslim, o con un solo Taslim y un solo Tashahhud en la última Rak‘ah. Si reza tres Raka‘at, es Sunnah recitar Sura “El altísimo” en la primera Rak‘ah, “Lo incrédulos” en la segunda y “El monoteísmo” en la tercera.

2. Si se desea rezar el Witr de cinco Raka‘at, lo recomendable es hacer un sólo Tashahhud en la última Rak‘ah y luego la salutación. Lo mismo se aplica cuando se rezan siete Raka‘at, aunque también se puede hacer un Tashahhud después de la sexta Rak‘ah y luego levantarse para la séptima, donde se hace un segundo Tashahhud y luego se termina con la salutación. Abu Hurairah (Aláh se complazca con él) dijo: “Mi mejor amigo me recomendó tres cosas que no abandonaré hasta mi muerte: ayunar tres días de cada mes, rezar Ad-Duha y rezar el Witr andes de dormir”.

Si se desea rezar un Witr de nueve Raka‘at, se pueden hacer dos Tashahhud: el primero después de la octava Rak‘ah, sin pronunciar la salutación, y el segundo en la novena Rak‘ah, tras el cual se pronuncia la salutación para concluir la oración. Lo más recomendado es rezar la última Rak‘ah del Witr sola. Después de la salutación se recomienda pronunciar tres veces la fórmula: “Subhana Al-Malik Al-Quddus¬ – Glorificado sea el Rey, el Santísimo”, alargando la voz en la tercera.

El momento de rezar el Witr:
Lo más recomendado es que el musulmán rece el Witr después del Tahayyud, pero si teme no poder despertarse para ello, lo puede rezar antes de ir a dormir. El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Quien tema no poder despertar al final de la noche que rece el Witr al principio de la misma. Y quien se levanta a rezar al final de la noche que rece el Witr al final de sus oraciones, pues la oración al final de la noche es presenciada (por los ángeles); y esto es mejor”.

Quien haya rezado el Witr al principio de la noche y luego se despierta para rezar al final de la misma, debe rezar de dos en dos Raka‘at sin hacer el Witr, pues el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “No se debe rezar dos veces Witr en una misma noche”.

 

El veredicto legal de pronunciar la súplica del Qunut en la oración del Witr

Se recomienda, pero sólo en algunas ocasiones, recitar la súplica del Qunut en el Witr. Algu-nas veces se lo puede pronunciar y otras se lo puede omitir. Lo mejor es omitirlo la mayor cantidad de veces, pues no hay evidencias que el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) haya pronun-ciado el Qunut en cuando rezaba el Witr.

 

Características de la súplica del Qunut en el Witr

Si la persona reza tres Raka‘at por ejemplo, puede levantar sus manos después de incorporar-se del tercer Ruku‘ o antes de inclinarse para el mismo, pero después de terminar la recitación de Al-Fátihah, para alabar y glorificar a Aláh, pedir paz y bendiciones por el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) y realizar las súplicas que desee. Entre las súplicas que se han registrado del Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) está: “Aláhummahdini fi man hadaita ua ‘afini fi man ‘afaita ua taual lani fi man taual laita ua barik li fi ma a‘taita ua qini sharra ma qadaita, innaka taqdi ua la iuqda ‘alaika ua innahu la iadhillu man ualaita, tabarakta rabbana ua ta‘alaita – ¡Oh, Aláh! Cuéntame entre los que Tú guías, das bienestar y proteges. Bendice aquello que me has concedido y protégeme del mal que has decretado. Lo que Tú decretas nadie puede impedirlo. Aquel a quien Tú apoyas nunca será humillado. ¡Bendito y exaltado seas Señor nuestro!”.

También se recomienda pronunciar algunas veces al principio del Qunut lo que nos relatara ‘Umar t: “Aláhumma iiaka na‘budu ua laka nusalli ua nasyudu ua ilaika nas‘a ua nahfidu, naryu rahmataka ua najsha ‘adhabaka, inna ‘adhabaka bi al kafirina mulhiq. Aláhumma inna nas-ta‘inuka ua nastagfiruka ua nuzni ‘alaika al jaira ua la nakfuruka ua nu’minu bika ua najda‘u laka ua najla‘u man iakfuruk – ¡Oh, Aláh! Sólo a Ti adoramos, para Ti son nuestras oraciones y nuestras prosternaciones. Por Ti obramos. Anhelamos Tu misericordia y tememos Tu castigo, el cual recaerá sobre los incrédulos. ¡Oh Aláh! Pedimos Tu auxilio y Tu perdón. Recordamos Tus gracias y no somos desagradecidos. Creemos en Ti y a Ti nos entregamos, y nos apartamos de quien Te niega”.

También se pueden mencionar otras súplicas, como por ejemplo: “Aláhumma aslih li dini alladhi hua ‘ismatu amri ua aslih li duniaia allati fiha ma‘ashi ua aslih li ajirati allati fiha ma‘adi, uay‘al al haiata ziadatan li fi kulli jair, uay‘al al mauta rahatan li min kulli sharr – ¡Oh, Aláh! Perfecciona mi religión, pues es el cimiento de mi salvación. Mejora mi mundo terrenal, pues en él habito. Purifica mi vida después de la muerte, pues en ella comparecerá ante Ti. Haz que esta vida sea para mí un continuo aumento de bienestar y que en la muerte halle descanso de todo mal”.

“Aláhumma inni a‘udhu bika mina al ‘ayzi ua al kasali ua al yubni ua al bujli ua al harami ua ‘adhabi al qabri. Aláhumma ati nafsi taquaha ua zakkiha anta jairu man zakkaha, anta ualiiuha ua maulaha. Aláhumma inni a‘udhu bika min ‘ilmin la ianfa‘u ua min qalbin la iajsha‘u ua min nafsin la tashba‘u ua min da‘uatin la iustayabu laha – ¡Oh Aláh! En Ti me refugio de la impotencia, la pereza, la cobardía, la avaricia, la decadencia y el castigo de la tumba. ¡Oh Aláh! Dale a mi alma piedad y purifícala, Tú eres quien mejor purifica las almas, Tú eres su protector y su aliado. ¡Oh Aláh! En Ti me refugio de todo conocimiento que no beneficie, de todo corazón que no tema, de toda alma que no encuentre satisfacción y de toda súplica no respondida”.

Al final de la oración del Witr se puede decir: “Aláhumma inni a‘udhu bi ridaka min sajatika ua bi mu‘afatika min ‘uqubatika ua a‘udhu bika minka la uhsi zana’an ‘alaika anta kama aznaita ‘ala nafsik – ¡Oh Aláh! Me refugio en Tu complacencia de Tu ira, en Tu perdón de Tu castigo, y me refugio en Ti de Ti. No puedo alabarte como mereces, Tú eres tal cómo Te has alabado a Ti mismo”.

Al final de la súplica del Qunut en el Witr se pronuncia las salutaciones al Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) (As-Salatu ‘ala An Nabii), y no es recomendable pasarse las manos por el rostro al terminar.

Es desaconsejable pronunciar la súplica del Qunut fuera de la oración del Witr, excepto que alguna calamidad o desgracia azote a los musulmanes, pues en ese caso es Sunnah que el Imám pronuncie esta súplica después de la última Rak‘ah o antes del último Ruku‘ en las oraciones obligatorias.

La súplica del Qunut que se pronuncia ante una desgracia consiste en pedir por el bienestar de los musulmanes en general y los débiles oprimidos en particular, y rogar contra los incrédulos opresores.

La mejor oración es aquella que se realiza en el hogar, excepto las cinco oraciones obligatorias y las demás oraciones prescritas en grupo, como la oración del eclipse o el Tarawih. Estos se deben rezar en grupo y en la mezquita.

 

El veredicto legal sobre la oración del Witr durante el viaje

Es Sunnah que quien se encuentra de viaje rece el Witr sobre su medio de transporte, iniciando la oración en dirección a la Qiblah al pronunciar Takbirah Al-Ihram solamente. Si esto no es posible, entonces puede rezar en cualquier dirección.

Es permitido, en ocasiones, luego de rezar el Witr hacer dos Raka‘at sentado, y cuando quiere hacer el Ruku’ se pone de pie.
Cómo se recupera una oración del Witr que ha perdido (Qada’ Al Witr):
Quien se queda dormido u olvida rezar el Witr puede reponerlo al despertar o recordarlo. Puede realizarlo entre el Adhán del Fayr y el Iqámah con su forma prescrita. Si lo recuerda durante el día, en cambio, debe reponerlo rezando un número par de Raka‘at, por ejemplo: si acostumbra rezar once Raka‘at repondrá el Witr haciendo doce Raka‘at, rezadas de dos en dos. ‘A’ishah (Aláh se complazca con ella) relató que cuando el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dejaba de hacer la oración nocturna (el Witr o el Tahayyud) por enfermedad u otro motivo, rezaba durante el día doce Raka‘at.

4.- La oración de At-Tarawih

El veredicto legal de la oración de At-Tarawih

La oración de At-Tarawih es una Sunnah confirmada del Profeta r. Es una de las Sunan que se prescribe realizar en grupo, y se realiza durante el mes de Ramadán.

Esta oración se denomina así porque la gente solía sentarse a descansar cada cuatro Raka‘at, pues la oración era muy extensa debido a la prolongada recitación del Corán en la misma.

Horario en el que se reza el Tarawih:
Esta oración se reza en Ramadán, después de la oración del ‘Isha’ y antes del Fayr. Es una Sunnah recomendada para hombres y mujeres. El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) nos instó a realizarla con las siguientes palabras: “A quien reza durante las noches de Ramadán con fe y devoción se le perdonarán todos sus pecados anteriores”.

Descripción del Tarawih:
1. La Sunnah consiste en que el Imám rece con los orantes once o trece Raka‘at, pronunciando el Taslim cada dos Raka‘at. Esto es lo más recomendado. Aunque también se puede rezar de cuatro Raka‘at. Es recomendado alternar entre las formas mencionadas, para mantener vidas todas las expresiones de la Sunnah.

a) ‘A’ishah (Aláh se complazca con ella) fue preguntada respecto a cómo era la oración del Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) durante Ramadán, y dijo: “El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) no solía excederse de once Raka‘at, ni en Ramadán ni fuera de él. Rezaba cuatro Raka‘at, y no me preguntes sobre su excelencia y duración. Luego rezaba cuatro más, y no me preguntes sobre su excelencia y duración. Y finalmente rezaba tres…”.

b) Ibn ‘Abbas (Aláh se complazca con él) dijo: “El Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) solía rezar por la noche trece Raka‘at”.

c) ‘A’ishah (Aláh se complazca con ella) dijo: “El Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) solía rezar, desde que terminaba el ‘Isha’ y hasta que comenzaba el Fayr, once Raka‘at. Pronunciaba la salutación cada dos Raka‘at, y al final hacía una sola Rak‘ah de Witr”.

2. La Sunnah consiste en que el Imám rece once o trece Raka‘at, al principio y al final de Ramadán. Es recomendable que hacia el final de Ramadán, durante los últimos diez días, prolongue notablemente la recitación del Corán, el Ruku‘ y el Suyud, porque el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) solía pasar así toda la noche en oración. No existe impedimento si se quieren hacer más o menos Raka‘at.

Cuándo se considera que el orante ha permanecido toda la noche en oración:
1. Lo mejor para el orante (Ma’mum) es permanecer en la oración junto al Imám hasta que éste termine el Tarawih, ya sea que rece once, trece, veintitrés o más Raka‘at, y de esta manera se le registrará la recompensa de haber rezado toda la noche. El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “A quien rece junto al Imám hasta que éste termine se le registrará como si hubiese rezado durante toda la noche”.

2. Si dos Imámes dirigen la oración del Tarawih, se considera que ha orado toda la noche a quien ore con los dos, porque el segundo remplaza al primero en completar la oración.

 

Quién debe ser el Imám para el rezar el Tarawih

Quien dirija la oración de los musulmanes en Ramadán debe ser quien mejor memorice el Corán y más bella recitación tenga. Si no hay quien memorice el Corán, entonces el Imám podrá recitar leyendo desde el texto escrito del Corán (Mushaf). Lo más recomendado es recitar el Corán completo a lo largo del mes de Ramadán, aunque no hay inconveniente si se recita sólo una parte.

 

El veredicto legal de hacer una súplica al terminar de recitar todo el Corán

Quien desee puede realizar la súplica que se realiza al finalizar la recitación completa del Corán (Du‘a’ Jatm Al-Qur’an), pero fuera de la oración. Pronunciarla dentro de la oración no es correcto, pues no existen evidencias que confirmen que el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) o sus Sahabah lo hayan hecho de esa manera.

Quien desee continuar rezando por la noche debe dejar el Witr para rezarlo después del Tahayyud. Si rezó el Witr junto con el Imám, entonces deberá rezar el Tahayyud con un número par de Raka‘at.

Cuando la mujer quiere ir a la mezquita a rezar una oración, ya sea obligatoria o voluntaria, debe vestir ropa sencilla y no perfumarse.

5.- La oración de las dos festividades
(Salat al-Eidain)

Los musulmanes tienen tres tipos de festividades:
1. Eid Al-Fitr (Festividad del Desayuno) que se celebra el primero del mes de Shawual del calendario lunar islámico, al terminar el ayuno del mes de Ramadán.

2. Eid Al-Adha (Festividad del Sacrificio) que se celebra el día diez del mes de Dhu Al-Hiyyah del calendario lunar islámico.

3. Una festividad semanal cada día viernes, como se mencionó con anterioridad.

 

La sabiduría detrás de legislar las oraciones del Eid

La oración de Eid Al-Fitr se realiza al día siguiente de haber completado el ayuno del mes de Ramadán. La oración de Eid Al-Adha se realiza durante el Hayy, al completarse diez días del mes de Dhu Al-Hiyyah. Ambas oraciones son representativas del Islam, ya que los musulmanes las practican luego de cumplir con estos dos importantísimos ritos de adoración en agradecimiento a Aláh.

Anas Ibn Malik (Aláh se complazca con él) narró que cuando el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) llegó a Medina las personas tenían dos días festivos, entonces el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) pregunto: ¿Qué son esos dos días? Le dijeron: Son días festivos en los que nos divertimos pertenecientes al paganismo. Entonces el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) les dijo: “Pues Aláh se los ha cambiado por otras dos festividades: Eid Al-Fitr y Eid Al-Adha”.

 

El veredicto legal de las oraciones del Eid

La oración del Eid es una Sunnah confirmada prescrita para todo musulmán y musulmana.

El horario para las oraciones del Eid:
Se pueden realizar desde que el sol se ha elevado en el cielo la altura de una lanza y hasta el mediodía. Si se confirma el Eid recién después del mediodía, se rezará al día siguiente en su horario. No se pueden sacrificar los animales sino después de la oración de Eid Al-Adha.

Descripción de la oración del Eid:
1. Es Sunnah que los musulmanes se bañen y vistan sus mejores ropas, como muestra de alegría y festividad. Las mujeres no deben descubrirse ni mostrar sus encantos íntimos en tal ocasión. Asistirán todas, hasta las menstruantes, las que escucharán la Jutbah pero no participarán de la oración.

2. Es Sunnah que el musulmán madrugue para llegar temprano a la oración. Si es posible, se recomienda dirigirse caminando. También se recomienda tomar un camino a la ida y otro diferente a la vuelta, para mostrar el espíritu festivo y cumplir con la Sunnah.

3. Es Sunnah comer un número impar de dátiles antes de salir hacia la oración del Eid Al-Fitr. En el Eid Al-Adha, en cambio, la Sunnah es no desayunar para luego comer de los sacrificios que se ofrendan.

El lugar donde se realiza la oración del Eid:
Esta oración se realiza en un terreno abierto cercano a la ciudad. Cuando el musulmán llega al mismo, debe rezar dos Raka‘at y sentarse a alabar a Aláh. No se suele realizar la oración del Eid en las mezquitas salvo que exista algún motivo puntual, como la lluvia o algo similar, excepto en La Meca, que se reza en la mezquita sagrada Al-Masyid Al-Haram.

Es permitido para la persona que asiste al lugar de la oración rezar la cantidad de oraciones voluntarias que desee, excepto que llegue en un horario en el cual es ilícito rezar. En ese caso, rezará sólo el saludo a la mezquita. Luego debe recordar a Aláh con el Takbir hasta que ingrese el Imám.

 

Cómo se realiza la oración del Eid

Cuando llega el momento de la oración, el Imám se adelanta y dirige a la gente en dos Raka‘at que se realizan sin Adhán ni Iqámah. En la primera Rak‘ah pronuncia siete o nueve veces el Takbir (Aláhu Akbar) incluyendo Takbirah Al-Ihram. En la segunda Rak‘ah repite el Takbir sólo cinco veces, además del Takbir que pronunció al ponerse de pie. Es Sunnah que el Imám recite Sura “El altísimo” después de Al-Fátihah en la primera Rak‘ah y Sura “El día angustiante” en la segunda. También es recomendable recitar después de Al-Fátihah Sura “Qaf” en la primera Rak‘ah y Sura “La luna” en la segunda. Es bueno alternar entre estas dos opciones para practicar todas las formas registradas en la Sunnah. Al finalizar la oración, el Imám pronuncia una Jutbah orientado a los musulmanes. En esta Jutbah debe alabar, agradecer y elogiar a Aláh, mencionar la obligación de seguir Sus mandatos y exhortar a los musulmanes a dar caridad. Además, si se rezó Eid Al-Adha, les instará a que sacrifiquen animales y mencionará las prescripciones relacionadas.

Si el Eid coincide con un día viernes, quien asista a la oración del Eid queda eximido de la obligación de asistir a la oración del Yumu‘ah, por lo que rezará el Dhuhr. En cambio, el Imám y los que no hayan asistido al oración del Eid deben asistir a la oración del Yumu‘ah.

Si el Imám olvida pronunciar un Takbir adicional y empieza a recitar Al-Fátihah no debe reponerlo, pues es una Sunnah cuya ocasión ya ha concluido. El orante debe levantar sus manos al pronunciar el Takbir cuando reza una oración obligatoria o una Sunnah, pero en la oración del Eid, no debe hacerlo en cada Takbir adicional.

Es Sunnah que el Imám se dirija a las mujeres en una Jutbah para recordarles sus deberes y exhortarlas a hacer caridad.
Quien se retrase y se una a la oración del Eid después que ésta haya comenzado, deberá completar lo que le faltó de la misma luego de que el Imám pronuncie la salutación. Y quien haya perdido la oración la podrá reponer manteniendo su forma prescrita.
Cuando el Imám termina la oración del Eid, los que deseen podrán marcharse, pero es preferible permanecer sentado y escuchar la Jutbah.

 

El veredicto legal del Takbir

Es Sunnah que los musulmanes pronuncien el Takbir en voz alta durante los días del Eid, en sus casas, los mercados, los caminos, las mezquitas y demás lugares. Las mujeres deben bajar la voz al pronunciar el Takbir si se encuentran en presencia de hombres ajenos a su familia.

 

El tiempo del Takbir

En la festividad de Eid Al-Fitr el Takbir se inicia en la víspera del Eid y termina al iniciarse la oración del Eid.

En la festividad de Eid Al-Adha el Takbir se inicia en la víspera del diez de Dhul Hiyyah y termina al finalizar el día trece de Dhul Hiyyah.

 

La forma en que se hace el Takbir durante el Eid

Se puede decir:
1. Par: Aláhu Akbar Aláhu Akbar, La ilaha illa Aláh. Wa Aláhu Akbar Aláhu Akbar ua lillahil hamd – Aláh es Supremo, Aláh es Supremo, no hay más dios que Aláh. Aláh es Supremo, Aláh es Supremo y para Aláh es toda alabanza.

2. Impar: Aláhu Akbar Aláhu Akbar Aláhu Akbar, La ilaha illa Aláh. Wa Aláhu Akbar Aláhu Akbar Aláhu Akbar ua lillahil hamd – Aláh es Supremo, Aláh es Supremo, Aláh es Supremo, no hay más dios que Aláh. Aláh es Supremo, Aláh es Supremo, Aláh es Supremo y para Aláh es toda alabanza.

3. Impar la primera y par la segunda: Aláhu Akbar Aláhu Akbar Aláhu Akbar, La ilaha illa Aláh. Wa Aláhu Akbar Aláhu Akbar ua lillahil hamd – Aláh es Supremo, Aláh es Supremo, Aláh es Supremo, no hay más dios que Aláh. Aláh es Supremo, Aláh es Supremo y para Aláh es toda alabanza.

Es recomendado usar todas estas formas ya que se encuentran registradas en la Sunnah, y es un tema flexible.

El veredicto legal respecto a las festividades inventadas

Las fiestas de año nuevo lunar y solar, la celebración del Isra’, la de mediados de Sha‘ban y la del nacimiento del Profeta y demás festividades, son todas celebraciones inventadas, y por ende se trata de innovaciones (Bida‘) en el Islam, y en consecuencia son rechazadas. Quien las celebre o acepte, invite a otros a celebrarlas o gaste en su realización es un pecador, y cargará con su pecado y el pecado de los que imiten su práctica.

6.- La oración del eclipse solar o lunar
(Salat Al-Kusuf wa Al- Jusuf)

Al-Jusuf: Eclipse lunar.

Al-Kusuf: Eclipse solar.

 

El veredicto legal de la oración del eclipse

La oración de ambos eclipses es una Sunnah confirmada para todo musulmán y musulmana, residente o viajero.

El tiempo para realizar la oración del eclipse:
Cuando ocurre un eclipse, solar o lunar, los musulmanes deben apresurarse a invocar a Aláh en las mezquitas, o en su defecto en sus hogares. Estos fenómenos naturales sirven para recordar a los seres humanos la magnificencia y el poder de Aláh y apremiarles a que se arrepientan y se encomienden a Él.

Duración de la oración del eclipse:
Esta oración dura desde que empieza el eclipse hasta que termina.

Descripción de la oración del eclipse:
Esta oración no tiene ni Adhán ni Iqámah previos. Cuando ocurre un eclipse se llama a la gente diciendo: “As Salatu Yami‘ah – Concurran a la oración grupal” una o más veces. Para esta oración el Imám pronuncia el Takbir y recita una Sura larga en voz alta luego de Al-Fátihah. Después realiza un Ruku‘ extenso y se incorpora diciendo: “Sami‘a Aláhu liman hamidah, rabbana ua laka al hamd – Aláh escucha a quien Le alaba. ¡Señor nuestro! Tuya es la alabanza”. Seguidamente recita Al-Fátihah otra vez y una Sura menos larga que la anterior. Al finalizar realiza un segundo Ruku‘ menos extenso que el primero. Y recién luego de incorporarse del segundo Ruku‘ realiza dos Suyud, entre los cuales hace una pausa en la posición de sentado. El primer Suyud debe ser más largo que el segundo. Luego se levanta y reza la segunda Rak‘ah de la misma manera que la primera pero procurando que sea de menor duración. Finalmente pronunciará el Tashahhud y terminará la oración con la salutación (Taslim).

Una Jutbah después de la oración:
Es Sunnah que después de esta oración el Imám pronuncie una Jutbah en la cual mencione la naturaleza de este suceso y exhorte a la gente a que se arrepientan e incrementen sus súplicas.

‘A’ishah (Aláh se complazca con ella) relató: Hubo un eclipse de sol en la época del Mensajero de Aláh, entonces él se puso de pie para rezar y permaneció de pie rezando durante un largo tiempo, luego hizo el Ruku‘ y se mantuvo en esa posición por mucho tiempo. Cuando se incorporó, permaneció de pie recitando también por un largo tiempo, pero menos que la vez anterior. A continuación hizo el Ruku‘ nuevamente y permaneció en esa posición también por mucho tiempo, pero menos que la vez anterior. Después hizo el Suyud, se volvió a incorporar y permaneció recitando de pie por un tiempo largo, pero menos que la primera vez. Luego hizo el Ruku‘ por un tiempo largo, pero menos también que la primera vez. A continuación se incorporó y permaneció de pie recitando por un tiempo largo, pero menos que la vez anterior. Después hizo el Ruku‘ nuevamente por un tiempo largo, pero menos que la vez anterior, y finalmente se prosternó. Luego se orientó hacia la gente, y el sol ya había aparecido nuevamente. Entonces se dirigió a los orantes. Primero alabó y elogió a Aláh, y luego dijo: “Ciertamente el sol y la luna son signos de Aláh, y no se eclipsan por la muerte ni por el nacimiento de ninguna persona. Cuando los presencien glorifiquen a Aláh, incrementen sus súplicas, recen y hagan caridad. ¡Nación de Mujámmad! Nadie se aflige más que Aláh cuando Su siervo o Su sierva cometen fornicación. ¡Nación de Mujámmad! Por Aláh que si supieran lo que yo sé llorarían mucho y reirían poco. ¿Acaso no he transmitido el Mensaje?”.

 

Cómo unirse a la oración

En la oración del eclipse la Rak‘ah se alcanza uniéndose al oración antes de finalizar el primer Ruku‘. Esta oración no se repone una vez terminado el eclipse.

Si el eclipse termina mientras se está rezando, se debe completar la oración rápidamente. Si cuando se termina de rezar el eclipse todavía perdura, se debe invocar a Aláh, realizar muchas súplicas y hacer caridades hasta que éste finalice.

 

Asuntos relacionados al eclipse

El fenómeno de los eclipses hace que la gente se sincere más en su fe en Aláh, incrementen sus buenas obras, se alejen de los pecados y la desobediencia, Le teman y se arrepientan.

1. Aláh dice en el Corán: “Les enviamos los milagros para atemorizarles”. (17:59)

2. Abu Mas‘ud Al Ansari (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “El sol y la luna son dos signos con los que Aláh inspira temor en Sus siervos. Y por cierto que no se eclipsan por la muerte de ninguna persona. Si ven un eclipse recen y rueguen a Aláh hasta que termine”.

 

El veredicto legal de rezar ante los signos de Aláh

Está prescrita una oración especial ante los signos de Aláh, como los terremotos, las inundaciones, las erupciones volcánicas y otros desastres naturales. Esta oración consta de dos Raka‘at; en cada Rak‘ah se hacen tres Ruku‘ y dos Suyud.

7.- La oración para solicitar lluvia
(Salat Al-Istisqa’)

La oración de Al-Istisqa’ es una oración específica que se ofrece a Aláh para pedirle lluvia a causa de las sequias.

 

El veredicto legal de oración de Al-Istisqa’

Esta oración es una Sunnah confirmada. Se puede realizar en cualquier momento del día, excepto los momentos prohibidos, y lo mejor es hacerla poco después del amanecer.

La sabiduría detrás de la prescripción de la oración de Al-Istisqa’:
Esta oración fue prescrita para que en tiempos de extrema sequía los creyentes sinceros, tanto hombres como mujeres y niños, se dirijan a Aláh con humildad, entrega y arrepentimiento para pedirle que haga descender la lluvia.

El pedido de lluvia se puede hacer rezando en grupo, con una súplica durante la Jutbah del Yumu‘ah o simplemente con una súplica después de cada oración obligatoria, sin necesidad de hacer una Jutbah para ello.

Descripción de la oración de Al-Istisqa’:
Para esta oración el Imám se adelanta y dirige a la gente en dos Raka‘at sin Adhán ni Iqámah. En la primera Rak‘ah pronuncia siete veces el Takbir, incluyendo Takbirah Al-Ihram, luego recita Al-Fátihah y otra Sura en voz alta. A continuación hace el Ruku‘ y el Suyud respectivos. Luego se incorpora para la segunda Rak‘ah, pronuncia cinco veces el Takbir, aparte del Takbir que pronunció al levantarse. Luego recita Al-Fátihah y otra Sura en voz alta. Después de completar las dos Raka‘at realiza el Tashahhud y finalmente termina con la salutación.

La Jutbah del Istisqa’:
Es Sunnah que el Imám pronuncie una Jutbah antes de realizar la oración.

1. ‘Ubad Ibn Tamim relató que su tío dijo: “Cuando un día el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) salió a pedir lluvia, observé que dio la espalda a la gente, se orientó en dirección a la Qiblah y comenzó a hacer súplicas. Luego vistió su capa al revés y dirigió una oración de dos Raka‘at recitando en voz alta”.

2. ‘A’ishah (Aláh se complazca con ella) relató: El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) salió cuando apenas asomaba el sol y se sentó sobre el Minbar. Luego alabó y engrandeció a Aláh, y dijo: “Se han quejado de la sequía en nuestras tierras…” Luego giró orientándose a los orantes, descendió y rezó dos Raka‘at”.

Descripción de la Jutbah del Istisqa’:
El Imám pronunciará una Jutbah de pie antes de la oración, donde primero alabará y magnificará a Aláh, luego pedirá Su perdón y finalmente rogará con las súplicas que se ha registrado en la Sunnah. Entre ellas:
“Se han quejado de la sequía de sus tierras y el atraso evidente de la lluvia. Por cierto que Aláh les ordenó que Le supliquen y les prometió responderles.” Luego agrega: “Alabado sea Aláh, Señor del Universo, Clemente, Misericordioso, Soberano absoluto del Día del Juicio. No hay más dios que Aláh, y Él hace lo que Le place. ¡Oh Aláh! No hay más dios que Tú. Ciertamente Tú eres el Opulento y nosotros los pobres necesitados. Haz descender sobre nosotros Tu gracia, y fortalécenos con ella por un tiempo determinado”.

“¡Oh Aláh! Envíanos pronto una lluvia beneficiosa, fértil y buena, no una lluvia perjudicial”.

“¡Oh Aláh! Da de beber a Tus siervos y Tus bestias. Despliega Tu misericordia, y vivifica Tu tierra seca”.

“¡Oh Aláh! Haz que llueva. ¡Oh Aláh! Haz que llueva. ¡Oh Aláh! Haz que llueva”.

“¡Oh Aláh! Envíanos lluvia. ¡Oh Aláh! Envíanos lluvia. ¡Oh Aláh! Envíanos lluvia”.

Cuando la lluvia se hace excesiva y se teme algún perjuicio, es Sunnah decir: “¡Oh Aláh! Haz que llueva en las afueras y no sobre nosotros. ¡Oh Aláh! Haz que esta lluvia caiga sobre los cerros, las colinas y los valles, y que alcance las raíces de los árboles”.

Es Sunnah permitir que la lluvia moje el cuerpo mientras se dice: “¡Oh Aláh! ¡Qué sea una lluvia provechosa!”.

Cuando la lluvia cesa se debe decir: “Ha llovido por gracia y misericordia de Aláh”.

Cuando el Imám ruega a Aláh para que haga descender la lluvia, es Sunnah que tanto él como los orantes levanten sus manos. También es Sunnah decir Amín mientras el Imám hace súplicas en la Jutbah.

 

Qué se hace después de la Jutbah

Cuando el Imám termina la Jutbah, se orienta hacia la Qiblah, se quita su capa, la viste al revés y comienza a hacer súplicas. Los orantes deben acompañar al Imám durante la súplica levantando sus manos. Cuando esto termina, el Imám dirige a la gente en la oración de dos Raka‘at, como indicamos anteriormente.

 

Las reuniones para realizar actos de adoración son de dos clases

La primera: Reuniones que son Sunnah. Éstas a su vez pueden ser para cumplir con un rito obligatorio, como las cinco oraciones diarias en la mezquita y el Yumu‘ah, o para cumplir un rito Sunnah, como la oración de ambos Eid, el Tarawih, la oración de los eclipses y el del pedido de lluvia. Estas reuniones recomendadas por la Sunnah deben ser practicadas con regularidad y especial devoción.

La segunda: Reuniones que no son una Sunnah establecida, como reunirse para rezar por la noche el Tahayyud, para recitar el Corán o para realizar súplicas y alabar a Aláh. Estas reuniones son permitidas en ocasiones, pero no deben volverse una costumbre.

8.- La oración de media mañana
(Salat Ad-Duha)

La oración Ad-Duha es una Sunnah que consta de dos Raka‘at como mínimo y no tiene un límite máximo.

Su tiempo: Esta oración puede realizarse aproximadamente después de 15 minutos de haber salido el sol y hasta un poco antes del cenit. Su mejor momento es cuando el calor ya se hace notable.

Virtudes de la oración del Duha:
1. Abu Hurairah (Aláh se complazca con él) dijo: “Mi mejor amigo me recomendó tres cosas que no dejaré hasta la muerte: ayunar tres días de cada mes, rezar Ad-Duha y rezar el Witr antes de dormir”.

2. Abu Dharr (Aláh se complazca con él) relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Cada uno de ustedes amanece con la obligación de hacer una caridad. Decir SubhanAláh es hacer una caridad, decir Al hamdulillah es hacer una caridad, decir La ilaha illa Aláh es hacer una caridad, decir Aláhu Akbar es hacer una caridad, ordenar el bien es hacer una caridad y prohibir lo malo es hacer una caridad. Pero rezar las dos Raka‘at de la oración de la media mañana equivale a todo eso”.

9.- La oración para pedir el bien
(Salat Al-Istijarah)

Al-Istijarah: Es una oración para pedir la guía de Aláh, con el fin de tomar una decisión y elegir entre dos o más asuntos permitidos o aconsejables cuando entran en conflicto.

 

El veredicto legal de la oración Al-Istijarah

Es Sunnah y consiste de dos Raka‘at. La súplica registrada en la Sunnah puede hacerse antes o después del Taslim, pero lo mejor es decirlo antes. Esta oración puede realizarse más de una vez y en distintos momentos.

Pedir la guía de Aláh y el consejo a la gente sobre un asunto lícito es recomendable. No se arrepiente quien pide la guía a Aláh o un consejo a la gente. Aláh dice en el Corán: “Consúltales en las decisiones. Pero cuando hayas tomado una decisión encomiéndate a Aláh”. (3:159)

 

Descripción de la oración Al-Istijarah:
Yabir (Aláh se complazca con él) dijo: El Profeta (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) solía enseñarnos a consultar a Aláh en todos los asuntos y situaciones como nos enseñaba una Sura del Corán, y decía: “Si a alguno de ustedes le aqueja algún asunto que realice dos Raka‘at voluntarias, fuera de las oraciones obligatorias, y luego diga: “Aláhumma inni astajiruka bi ‘ilmika ua astaqdiruka bi qudratika ua as’aluka min fadlika al ‘adhimi fa innaka taqdiru ua la aqdiru ua ta‘lamu ua la a‘lamu ua anta ‘allamu al guiub. Aláhumma in kunta ta‘lamu anna hadha al amra (y menciona su necesidad, asunto o problema) jairun li fi dini ua ma‘ashi ua ‘aqibati amri -o dijo fi ‘ayili amri ua ayilihi- faqdurhu li, ua in kunta ta‘lamu anna hadha al amra sharrun li fi dini ua ma‘ashi ua ‘aqibati amri -o dijo fi ‘ayili amri ua ayilihi- fasrifhu ‘anni uasrifni ‘anhu uaqdur li al jaira haizu kana zumma raddini bih – ¡Oh Aláh! Yo te consulto por Tu sabiduría, recurro a Ti por Tu poder y Te pido de Tu generosidad infinita; Tú puedes todas las cosas y yo no, Tú sabes y yo no se. Tú eres el Conocedor de lo Oculto. ¡Oh Aláh! Si Tú sabes que este asunto… es bueno para mí en mi religión y mi vida presente y futura, destínamelo, facilítamelo y bendícelo para mí; pero si sabes que este asunto es un mal para mí en mi religión y mi vida presente y futura, aléjalo de mí y aléjame de él. Destíname el bien donde se encuentre, luego haz que yo esté complacido de él”.

La prosternación durante la recitación del Corán
(Suyud At-Tilawah)

El veredicto legal: Este Suyud es Sunnah dentro de la oración o fuera de ella, y es recomendable que tanto el recitador como el oyente lo realicen.

Número de veces donde se prescribe este Suyud en el Corán:
En el Corán hay quince aleyas donde se prescribe este Suyud. Éstos están en Sura “El muro divisorio”, Sura “El trueno”, Sura “Las abejas”, Sura “El viaje nocturno”, Sura “María”, dos veces en Sura “La peregrinación”, Sura “El criterio”, Sura “Las hormigas”, Sura “La prosternación”, Sura “Sad”, Sura “Los preceptos detallados”, Sura “La estrella”, Sura “La rasgadura” y Sura “El cigoto”.

Las aleyas donde se prescribe este Suyud son de dos tipos:
Aleyas informativas, mediante las cuales Aláh nos comunica en forma general o particular que todas Sus criaturas se prosternan ante Él. Y por ello, imitando la obediencia de esas criaturas, es Sunnah realizar este Suyud.

Aleyas imperativas, mediante las cuales Aláh nos ordena prosternarnos antes Él. Y por ello, en obediencia a Su orden, rápidamente se debe realizar este Suyud.

Descripción:
Consiste en una sola prosternación. Si ésta se realiza durante la oración se debe pronuncia el Takbir al prosternarse y al incorporarse. En cambio, si se realiza fuera de la oración no se pronuncia ningún Takbir.

Las virtudes de este Suyud:
Abu Hurairah (Aláh se complazca con él) relató que el Mensajero de Aláh (la paz y las bendiciones de Aláh sean con él) dijo: “Cuando el musulmán llega con su recitación a un punto donde se menciona el Suyud y se prosterna, el demonio se aleja de él llorando, y exclama: ¡Ay de mí! Al hombre se le ordenó prosternarse, y porque lo hace merece el Paraíso. En cambio a mí se me ordenó prosternarme pero me negué, y por eso ingresaré al Infierno”.

Si el Imám realiza este Suyud, el orante (Ma’mum) debe seguirlo. No es desaconsejable que el Imám recite en voz baja una aleya donde se menciona el Suyud.

Qué se dice durante este Suyud:
Se dice lo mismo que en el Suyud regular de la oración: “Subhana rabbi al a‘la – Glorificado sea mi Señor el Altísimo” o “Subhanaka Aláhumma rabbana ua bi hamdika Aláhumma agfirli – ¡Oh Aláh! Glorificado y alabado seas ¡Señor nuestro! ¡Oh, Aláh! Perdóname” y otras súplicas.

También puede decir: “Sayada uayhia lilladhi jalaqahu ua sauuarahu wa ahsana suratahu- ua shaqqa sam‘ahu ua basarahu -bi haulihi ua quuatihi-, ua tabaraka Aláh ahsanu al jaliqin – ¡Oh Aláh! Por Ti me prosterno, en Ti creo y a Ti me someto. Mi rostro se prosterna ante Aquel que lo creó, le dio forma, perfeccionó su conformaci&

 


Source: https://www.islamland.com/esp/articles/las-oraciones-voluntarias-salat-at-tatawu