fbpx

De los sistemas de creencias antiguos ya abandonados a la bruje-ría de la nueva era

La palabra wicca proviene de la raíz sajona wicce, traducido no muy exactamente como “sabio” o “doblar o dar forma a las fuerzas invisi-bles”. Wicca es la mayor de las religiones neopaganas , que son reconstrucciones de sistemas de creencias paganos antiguos y abandonados, incluyendo celtas, egipcios, griegos, nórdicos, romanos y otras tradiciones. Por lo tanto, es una religión centrada en la tierra. Los orígenes de la wicca son anteriores al judaísmo, al cristianismo, al Islam, al budismo y al hinduismo. La wicca podría ser considerada una de las religiones más antiguas del mundo; pero, por otro lado, podría ser señalada como una de las más recientes, ya que la Wicca, como se la conoce hoy en día, es una religión neopagana centrada en la tierra, de reciente creación, que puede ser rastreada hasta la brujería gardneriana, fundada en el Reino Unido a finales de la década de 1940. Una buena regla general es que la mayoría de los wiccanos son neopaganos, pero no todos los neopaganos son wiccanos.
Algunos wiccanos reconocen un único ser supremo al que a veces se refieren como “El Uno” o “El Todo”, que tiene aspectos femeninos y masculinos denominados “la Diosa y el Dios”. Otros practican la wicca reconociendo la existencia de muchos dioses y diosas antiguos inclu-yendo, pero no limitados, a: Afrodita, Artemisa, Brigid, Diana, Dionisio, Fergus, Hécate, Isis, Pan, Thor, etc. La wicca también ha sido llamada atea (sin creencia en una deidad o deidades). Algunos wiccanos ven a la Diosa y al Dios como símbolos, no como entidades vivas, por lo que muchos wiccanos pueden ser considerados ateos. Dado que los wicca-nos adoran a la naturaleza y a los dioses y diosas de la naturaleza, también pueden ser llamados panteístas.

Según el reputado sitio web canadiense Tolerancia Religiosa, algu-nos wiccanos consideran que wicca y brujería son sinónimos, sin em-bargo, muchos otros hacen una diferencia entre ambas, siendo wicca la religión y brujería la práctica de la magia. Bajo esta definición, la brujería no es una religión y, por lo tanto, hay mucha gente que considera que la brujería puede ser practicada por miembros de cualquier religión.

Muchos, quizás la mayoría de los wiccanos, son practicantes solita-rios, realizan sus ritos en soledad. Otros forman aquelarres o conciliá-bulos, que son grupos informales de wiccanos. Por lo general no hay ningún grupo coordinador por encima del nivel del aquelarre, ni orga-nizaciones regionales o nacionales, por ello no hay estadísticas confia-bles. Algunos estimados no verificables afirman que hay más de 750.000 wiccanos en los Estados Unidos, haciendo de la wicca la quin-ta mayor religión organizada en ese país. Sin embargo, esto no es más que un estimado sin hechos concretos sobre los que se puedan hacer conclusiones firmes.

La wicca a veces es conocida como brujería o magia debido a su asociación con hechizos y encantamientos. Los hechizos mágicos pue-den ser diseñados para tratar cualquier daño o ayudar a los demás, pe-ro los wiccanos tienen prohibido, por su sistema de creencias, involucrarse en hechizos o cualquier otra actividad que dañe a otros. Las reglas principales del comportamiento son el Consejo Wicca: “Haz lo que quieras siempre que no dañe a nadie” –lo que prohíbe hacerle daño a alguien, incluso a uno mismo, excepto en casos de autodefensa–, y la Ley Triple: “Todo el bien que una persona le hace a los demás se le regresa el triple en esta vida; el daño también se regresa el triple”.

De acuerdo con Al Selden Leif , “los hechizos no se refieren a con-vertir personas en ranas ni conceder deseos. Un hechizo es una serie de actos y oraciones que haces y dices a fin de pedir ayuda divina en un aspecto particular de tu vida”. Los wiccanos creen que las energías que creamos influencian lo que nos ocurre, por ello la magia negativa rebota hacia el perpetrador, como dice la ley triple. Otras enseñanzas éticas importantes incluyen vivir en armonía con los demás y tratar al medio ambiente con respeto. Hay ocho días wiccanos de celebración que siguen las fases de la luna y las estaciones, y son llamados Sabbats. Se cree que los Sabbats fueron originados en los ciclos asociados con la caza, la cosecha y la fertilidad de los animales.

El pentáculo y el pentagrama son los símbolos principales utiliza-dos por los wiccanos y muchos otros neopaganos. Algunos elementos rituales son comunes a casi todas las tradiciones wiccanas, como el athame (cuchillo ritual) y el cáliz (copa ritual). Otros pueden ser utilizados por unas tradiciones y no por otras: campanas, escobas, velas, calderos, cordones, tambores, incienso, bisutería, platos especiales, látigos, estatuas, espadas, duelas y varitas. El significado de dichos elementos, su uso y elaboración difieren entre tradiciones e individuos. Normalmente, un ritual wiccano involucrará algún tipo de creación de un espacio sagrado (formar un círculo), invocación de poder divino, compartir baile/canciones/comida o vino y, finalmente, una despedida de agradecimiento y un cierre ceremonial. Los rituales pueden celebrarse durante los sabbats wiccanos o para marcar transiciones de la vida, como nacimientos, matrimonios, pedidas de mano, el estreno de una casa, la llegada a la mayoría de edad, curaciones, muertes u otros rituales de paso .

Los wiccanos no adoran a Satanás, de hecho, ellos ni siquiera reco-nocen su existencia. Aunque su sistema de creencias a menudo contie-ne un panteón de dioses y diosas, ninguno de ellos es una deidad maligna ni remotamente parecida al Satanás del cristianismo. Como se menciona en los artículos de este mismo sitio web acerca del satanis-mo, en los siglos XV y XVI la Iglesia Católica teorizó que la adoración a Satanás y la brujería malévola existían y eran amenazas masivas. Esto dio lugar a las quemas de brujas que han sido denominadas “la época de las hogueras” o alternativamente “el holocausto femenino”. Más de 50.000 personas fueron juzgadas por herejía y decenas de miles de en-tre ellas fueron ejecutadas. Mucha gente asocia a los wiccanos de hoy día con historias ficticias sobre estas brujas del medioevo, algunas de-nominaciones conservadoras todavía enseñan esta ficción como un hecho.

 

El Islam y la wicca: ¿son, de algún modo, compatibles?

Cuando una persona establece que la wicca y el satanismo son po-los opuestos, es fácil pensar que la wicca es una religión inofensiva. Puede parecer incluso que la wicca en el siglo XXI es poco más que sentimientos hippies armoniosos y religiones antiguas basadas en la naturaleza, convertidos en una forma de ambientalismo. Sin embargo, esta no es la realidad. Tratar con la brujería, sea de forma seria o por diversión, es un pasatiempo peligroso. Dejar que las líneas se desdibu-jen entre quién o qué controla los destinos de la humanidad es riesgo-so, incluso peligroso. Aunque parece claro que la gran mayoría de los wiccanos no creen en Satanás ni trabajan con él conscientemente, la opinión islámica es que la religión wicca está fuertemente influenciada por Satanás, sea o no esa la intención de sus practicantes.

Examinemos primero uno de los principios más básicos del Islam. Como uno de sus pilares de la fe, un musulmán cree en el Qadr o des-tino divino. Cualquier cosa que ocurra en nuestras vidas, sea que nos resulte buena o que percibamos como mala, es parte de lo que Dios ha decretado mucho antes de que siquiera fuéramos concebidos. Nada ocurre sin el permiso de Dios, ni siquiera un átomo se mueve ni una hoja cae de un árbol ni una gota de lluvia se estrella contra tu ventana sin que Dios así lo permita. Por lo tanto, imaginar que alguien o algu-nas palabras mágicas tienen la capacidad de cambiar lo bueno en malo o hacer realidad resultados deseables, es en verdad bastante absurdo. Poner nuestra fe en algo distinto a Dios mismo es inútil, pero no solo eso, para un musulmán es peligroso.
Creer que Dios tiene asociados o que hay gente que tiene más acce-so a Dios que otra es un pecado mayor, y Satanás no quiere más que alejar a la gente de Dios y llevarla por el camino de la destrucción. Allí reside el peligro de la wicca. Aquellos que consideran la wicca como una religión dicen que lanzar hechizos es poco más que pedir ayuda divina. Sin embargo, Dios, debido a Su amor por Su creación, nos ha dado el Corán y la Sunnah auténtica (las enseñanzas del Profeta Muhammad), de los cuales aprendemos la forma correcta de pedir ayuda divina. La ayuda divina no se encuentra usando campanas, ve-las, escobas, calderos, varitas y demás parafernalia wiccana. Una per-sona debe poner su confianza en Dios y pedirle ayuda solo a Él. Solo Dios puede otorgar bendiciones, retirar el daño y aliviar la angustia.

“Di: “Nadie en los cielos ni en la Tierra conoce lo ocul-to salvo Dios. No saben siquiera cuándo serán resuci-tados”. (Corán 27: 65)

La brujería, la adivinación y las predicciones psíquicas no son más que trucos de Satanás diseñados para llevar a los seres humanos a su condenación. Habiendo dicho eso, sin embargo, la existencia de la ma-gia está confirmada por el Corán y las tradiciones del Profeta Muham-mad. Es una realidad y una verdad. El truco reside en hacerle creer a la gente que jugar con fuerzas del mal es inofensivo. Incluso si la materia a mano es benigna, la magia en todas sus formas aleja a la persona de Dios. La magia es un arte que requiere habilidad y competencia, y es un tipo de conocimiento que tiene un fundamento, una metodología y unos principios; el Islam prohíbe aprenderla. La magia y sus activida-des relacionadas –como el tarot, leer las líneas de la mano o las hojas del té, los horóscopos, el espiritismo y el uso de talismanes– están prohibidos para los musulmanes.

“A quien visite a un adivino y le pregunte sobre algo (relacio-nado con lo oculto), sus oraciones no le serán aceptadas durante cuarenta días” .

Esto dice mucho acerca de la gravedad de la situación, y en algunos países incluso jugar con magia e implementos mágicos es castigado por la ley.

Recientemente, dos hombres fueron arrestados en un aeropuerto de Emiratos Árabes Unidos. En sus equipajes se encontraron 1.200 ob-jetos clasificados como ilegales en 28 categorías, estos incluyen textos que contenían hechizos y rituales mágicos, talismanes, pieles y huesos de animales, contenedores con sangre y otros líquidos, cadenas y ani-llos extraños. El director de aduanas mencionó que la credulidad de la gente a menudo era pagada con fraude. Esta es otra razón por la cual la wicca no es aceptada por el Islam, ya sea que se practique como reli-gión o no.

La gente que afirma ser capaz de decir qué ocurrirá en el futuro, en su mayor parte solo hace falsas predicciones basadas en su conoci-miento de la personalidad, el lenguaje corporal, etc. Sin embargo, exis-te otra categoría de gente que realmente tiene tratos con Satanás y sus secuaces, tanto de entre los yinnes como entre los humanos. Estas per-sonas están envueltas en el mal, sea que se den cuenta de ello o no, y tristemente una gran cantidad de daño puede ser hecho por parte de personas que creen que están haciendo el bien o que creen que se trata de un pasatiempo inocuo.

Hay un tipo de magia que tiene como objetivo la creación de odio o de amor. Se realiza mediante la elaboración de nudos en cuerdas y so-plando sobre ellos, y utilizando pociones. Esta magia es capaz de hacer que un hombre ame u odie a su esposa, o que una mujer ame u odie a su esposo, también puede afectar la relación de una persona con per-sonas diferentes a su cónyuge. Es por eso que Dios nos ha ordenado buscar refugio en Él del mal de aquellos que soplan sobre nudos, y que busquemos refugio en Él de todo mal.

“Di: ‘Me refugio en el Señor del amanecer, de todo el mal que existe en lo que Él creó, del mal de la oscuri-dad de la noche cuando se extiende, del mal de las [hechiceras] sopladoras de nudos, y del mal del envi-dioso cuando envidia’”. (Corán 113)

En conclusión, los sistemas de creencias paganos antiguos son solo eso, sistemas de creencias paganos antiguos. No hay necesidad de reinventar creencias de hace miles de años. Dios nos ha dado una reli-gión (el Islam) digna de la humanidad y que realmente tiene todas las respuestas. La wicca puede parecer un oasis pacífico para muchos, pe-ro la verdadera paz está en obedecer los mandamientos de Dios y vivir la vida predeterminada para ti por Dios.

 


Source: https://www.islamland.com/esp/articles/que-es-la-wicca