fbpx

(parte 1 de 2): Ayuno

Ramadán, el noveno mes del calendario lunar islámico, puede durar entre 29 y 30 días. Un mes islámico comienza con el avistamiento de la luna nueva creciente en el horizonte inmediatamente después de la puesta de sol. Los musulmanes divisan el horizonte occidental en búsqueda de la luna nueva en el día 29 de Sha’ban, el octavo mes (lunar). Si la luna nueva es divisada, entonces Ramadán se inicia con la puesta de sol; sin embargo, se procede con el ayuno recién en el próximo amanecer. Si la luna nueva no es divisada en el día 29 los musulmanes completan Sha’ban (el mes previo) en 30 días, y Ramadán empieza al día siguiente.

 

El Significado de Ramadán y el Ayuno

Dios dice en el Corán:
“¡Oh, creyentes! Se os prescribió el ayuno al igual que a quienes os precedieron para que alcancéis la piedad”. (Corán 2:183)

“En el mes de Ramadán fue revelado el Corán como guía para la humanidad y evidencia de la guía y el criterio. Quien de vosotros presencie la aparición de la luna [correspondiente al comienzo del noveno mes] deberá ayunar; y quien estuviere enfermo o de viaje [y no ayunase] deberá reponer posteriormente los días no ayunados y así completar el mes. Dios desea facilitaros las cosas y no dificultárosla; engrandeced a Dios por haberos guiado y así seréis agradecidos”. (Corán 2:185)

Es por esto que a Ramadán se lo llama el mes del Corán, y por ello los musulmanes recitan el Corán frecuentemente en dicho mes.

 

Sawm o Ayuno

Sawm (el ayuno) comienza al amanecer y termina con la puesta de sol. Los musulmanes se levantan antes del amanecer, comen su Suhur (comida antes del amanecer) y beben una cantidad de líquidos suficientemente abundantes para prepararse para el ayuno. El comer y beber cesa al amanecer. Durante el día no se admite ninguna actividad sexual, comer o beber. Además, el musulmán debe adherirse estrictamente a los códigos de ética del Islam ya que su violación puede infringir los requisitos del ayuno.

Ayunar mientras se lleva a cabo el mes de Ramadán es un acto de adoración requerido para todos los musulmanes una vez alcanzada la pubertad. Las mujeres que estén atravesando su ciclo menstrual o que aún se estén recuperando del período postparto posponen el ayuno hasta que terminen de atravesar dichas situaciones. También, pueden elegir posponer su ayuno quienes estén enfermos o se encuentren de viaje.

Los musulmanes ayunan porque Dios les ordenó que lo hicieran. Así mismo, pueden reflexionar acerca de los beneficios del ayuno, los cuales incluyen el desarrollo del control sobre el hambre, la sed y los impulsos sexuales; esforzarse por ser una persona de buena moral y fortalecer su sinceridad con el Creador. Durante el ayuno los musulmanes pueden realizar sus negocios y labores como de costumbre.

El ayuno es interrumpido tras la puesta de sol, generalmente comiendo dátiles y tomando agua o jugo. Sin embargo, cualquier comida o bebida lícita puede utilizarse para interrumpir el ayuno. A esto le sigue el Salat Al-Maghrib (oración posterior a la puesta de sol) y luego una comida completa. Después de un breve descanso, los musulmanes van a la mezquita para ofrecer el Salat Al-‘Isha (oración de noche) y más tarde una oración especial llamada Tarawih.

 

Tarawih

Esta oración nocturna en congregación es efectuada luego de la oración regular de la noche. Tradicionalmente, un Hafid del Corán –una persona que ha memorizado el Corán completo (en árabe)– conduce la oración. Todas las noches recita el Corán en pequeñas porciones siguiendo el orden del mismo, y antes de la conclusión del mes de Ramadán termina la recitación del Corán completo. Por consiguiente, cada musulmán que asista con regularidad a las reuniones de este grupo de oración tiene la oportunidad de escuchar la recitación completa del Corán al final del mes. Si un Hafid del Corán no está disponible, entonces el musulmán del grupo que más haya memorizado del Corán conduce la oración y recita de acuerdo a su habilidad. Muchos eruditos Islámicos citan la Sunnah del Profeta (la tradición del Profeta Muhammad) –la paz y las bendiciones de Dios sean con él– que él siempre rezaba durante las noches en su casa, fuese Ramadán o no; el mismo hábito tenían varios de sus notables compañeros.

Generosidad de Ramadán

El mes de Ramadán tiene una bendición multiplicada para quienes hacen el bien. Durante ese mes las personas son más generosas, cordiales, amistosas y mejor predispuestas que en el resto del año para llevar a cabo buenas acciones. Los pobres y necesitados reciben comida, ropa y dinero provenientes de las personas mejor acomodadas de la comunidad. Mucha gente se dirige a la mezquita de su vecindario, tanto en el momento de interrumpir el ayuno como para las comidas. Los vecinos envían fruta, comida y bebidas a la mezquita –el ambiente que se reproduce cada noche del mes es el de una cena amena y amigable–.

Conocidas personas de la comunidad que colaboran con los más necesitados son contactadas durante ese mes para hacer donaciones. El Zakat, una limosna que purifica la riqueza, y todo tipo de donaciones son realizadas y entregadas en esta época del año, ya que muchos musulmanes desean aprovechar las oportunidades de la multiplicación de las recompensas de Dios.

(parte 2 de 2): La oración nocturna y otros actos de adoración

En la Noche del Decreto Dios Todopoderoso determina lo que sucederá hasta el año siguiente, convirtiéndola en una noche de ruegos sinceros y oraciones a Dios. Otros actos de adoración durante Ramadán incluyen hacer un retiro espiritual en una mezquita, ayudar a los pobres y visita La Meca.

 

Lailat Al-Qadr

Esta es la noche del Qadr. El término Al-Qadr ha sido frecuentemente traducido como “el poder”; aunque una mejor interpretación podría ser “el valor” o “el decreto”, ya que Dios dice que el valor de esta noche es mayor que el de mil meses. ¡O sea, una vida de más de 83 años! En esta noche Dios envía Sus decretos; además, esta es la noche en que el Corán fue revelado por primera vez en tiempos del Profeta Muhammad.

Dios declara en el Corán:
“Por cierto que comenzamos la revelación [del Corán] en la noche de la predestinación. ¿Y qué te hará comprender la importancia de la noche de la predestinación? [Adorar a Dios] La noche de la predestinación es mejor que [hacerlo] mil meses. Esa noche descienden los ángeles y el espíritu [el ángel Gabriel] con la anuencia de su Señor para ejecutar todas Sus órdenes. En ella hay paz hasta el comienzo del alba”. (Corán 97:1-5)

La Noche del Decreto es un obsequio de Dios a la humanidad. Sin embargo, no está absolutamente claro cuál noche sea Lailat Al-Qadr.

Algunos informes de compañeros del Profeta hacen alusión a la noche 27 del mes de Ramadán; no obstante, una mayor cantidad de narraciones señalan a cualquiera de las noches impares del último tercio del mes de Ramadán. De acuerdo a auténticas enseñanzas del Profeta Muhammad –que la paz y las bendiciones de Dios sean con él– se le aconseja a los musulmanes que pasen las noches del 21, 23, 25, 27 y 29 de Ramadán adorando y realizando buenas acciones para asegurarse de encontrase con Lailat Al-Qadr. Algunos musulmanes se mantienen en vela toda la noche orando y efectuando buenas obras; así mismo, el Profeta y sus compañeros solían dormir aunque fuese una tercera parte de la noche.

En algunos países musulmanes el 27 de Ramadán es feriado, de modo que la gente pueda descansar luego de pasar toda la noche en vela adorando; y las escuelas permanecen cerradas del 27 de Ramadán hasta 2 de Shawwal (5 a 6 días), para combinar Lailat Al-Qadr y Eid Al-Fitr (la festividad islámica que se inicia a partir del final de Ramadán).[1]

 

I’tikaf o Retiro Espiritual

El hábito que el Profeta Muhammad solía practicar era el de pasar los últimos 10 días y noches de Ramadán en una mezquita. Teniendo en cuenta dicha costumbre, se considera un acto de adoración que alguien se recluya en una mezquita del vecindario. Las personas recluidas emplean su tiempo en diversas formas de dhikr (recuerdo de Dios), tales como realizar oraciones voluntarias, recitación y estudio del Corán, estudio del Hadiz (dichos del Profeta Muhammad) y exhortarse el uno al otro de modo que se practique el bien al obedecer a Dios y Su Mensajero. Debido a que quienes se encuentran recluidos no deben salir de la mezquita salvo en caso de emergencia, duermen y utilizan las instalaciones disponibles en la misma.

Los alimentos para las personas recluidas son suministrados por sus propias familias o miembros de la comunidad. El retiro espiritual generalmente finaliza al declararse el avistamiento de la luna o en el término del mes de Ramadán. Se admite una versión más breve de la reclusión, como por ejemplo algunos días, una noche o un día para personas ocupadas.

 

Sadaqat al-Fitr

Habitualmente, cualquier ayuda material que se le brinde a los pobres, necesitados y a quienes piden o aquellos que lo merezcan es llamado Sadaqah.Sadaqat Al-Fitr, también conocido como Zakat Al-Fitr, es la ayuda material obligatoria conferida a los pobres de la sociedad antes de las oraciones de Eid; preferentemente, estas deben ser entregadas con suficiente anticipación de modo que los necesitados puedan prepararse para la fiesta. El monto estimado es de 5 U$D a 8 U$D; lo referente al valor económico de alimentos básicos (ej. arroz), y debe de ser entregado en nombre de cada miembro de la familia, incluidos los infantes.

 

Eid al-Fitr

El fin del mes del ayuno se celebra el primer día de Shawwal, el décimo mes, el que sigue a Ramadán. El 29 de Ramadán, luego del anochecer, el gentío sale al aire libre buscando una luna nueva creciente en la puesta de sol del horizonte occidental. Si la luna creciente es divisada se declara la finalización de Ramadán. Si la luna creciente no es divisada, Ramadán se extiende por un día.

En el día del Eid la gente se baña o se ducha temprano en la mañana, desayunan, visten sus mejores ropas, se perfuman y se dirigen al sitio donde se llevará a cabo la congregación del Eid, mientras pronuncian el takbirat recitando “Dios es el Supremo, no existe otra deidad salvo Dios y toda alabanza le pertenece a Dios”. Los musulmanes pronuncian el takbirat en sus hogares, en la calle y en los sitios de congregación mientras aguardan al Imám. Esto se originó a partir de la práctica del Profeta Muhammad de realizar las oraciones en congregación del Eiden espacios abiertos. Continuando la costumbre del Profeta, se aconseja a los musulmanes efectuar las oraciones de Eid en ámbitos abiertos. De hecho, en países musulmanes de climas cálidos existen áreas designadas especialmente para la oración del Eid.

El Imam conduce las oraciones a la hora señalada y luego pronuncia un sermón. Al final del sermón las personas hacen súplicas, se saludan, se abrazan y se felicitan los unos a los otros por el término exitoso de Ramadán, y le piden a Dios la aceptación de sus esfuerzos en Su obediencia.

Durante el día, las personas se visitan y los niños reciben obsequios. Según el país, las personas llevan a cabo picnics o se reúnen en tertulias. Las celebraciones del Eid pueden organizarse en sitios de trabajo o cualquier escenario social. En esencia, el Eid es un día para agradecer a Dios y para encontrarse con la familia y los amigos.

 

Umrah o Peregrinación Menor durante Ramadán

Se narra que el Profeta Muhammad dijo que efectuar una Umrah en el mes de Ramadán equivale a efectuar la Peregrinación Mayor. El Hayy es la imitación de algunas de las pruebas y tribulaciones experimentadas por el Profeta Abraham (que la paz sea con él), su esposa Hagar y su hijo mayor, Ismael. El Hayy completo dura cinco días, aunque la Umrah se lleva a cabo en un par de horas. La Umrah es tan sólo una pequeña porción del Hayy. El sacrificio de un animal puede ser ofrecido al término de la Umrah. La Umrah puede ser realizada en cualquier momento del año, aunque cobra una trascendencia especial en el mes de Ramadán.

 

Footnotes:
[1] En el calendario islámico la noche antecede al día.

 


Source: https://www.islamland.com/esp/articles/ramadn-y-el-ayuno